Música y Café (1era parte)

Queridos lectores.  Existe una historia relacionada con la música en nuestra ciudad en el siglo XIX y la degustación de la primera taza de café que se hizo en el Valle de Caracas. Los protagonistas... pues nuestro Padre Sojo del que ya hemos hablado y dos personajes Bartolomé Blandin, y otro sacerdote el Padre José Antonio Mohedano, ambos amigos de Sojo y poseedores de haciendas cercanas a Chacao, Mohedano era dueño de la Hacienda San Felipe que se encontraba en lo que hoy día es el Country Club y Blandin una posesión más cerca del pueblo de Chacao.

Como es sabido el Padre Sojo tenía posesión de la Hacienda La Floresta, en lo que hoy en día se ubica el Centro de Artes La Estancia, un hermoso lugar digno de visitarse. Estos personajes eran amantes de la música y junto al Padre Sojo, reunían en sus haciendas a los aficionados a la música en Caracas.

Se cuenta que en el año 1784 el Padre Mohedano plantó en su hacienda 6.000 arbolitos de café. Reunido entonces con Sojo y Blandìn, lograron entre los tres algunos semilleros que dieron abundantes frutos. Las primeras reuniones musicales se dieron bajo la sombra de las arboledas de las haciendas de Chacao.

A finales de ese año de 1784 tuvo lugar una fiesta cuya finalidad era tomar la primera taza de café que se daba en Caracas. Por supuesto esa velada estuvo acompañada de baile y ejecución de música instrumental. El acto se realizó en la hacienda de Blandin con mucha concurrencia. Comenzó con un recorrido por entre los cafetales y después de la comida y la velada musical se procedió a servir la PRIMERA TAZA DE CAFE EN CARACAS.

Como verán todavía no estaba constituida la Escuela de Música que regentaría posteriormente el Padre Sojo en sus posesiones y que sería el semillero de nuestros grandes compositores coloniales.  Ya hemos hablado un poco de eso. Hoy en día, nos podemos tomar una taza de café por esos históricos lugares, aunque de otras condiciones de modernidad. Si van por la Castellana entre la nomenclatura están las Avenidas Blandìn y Mohedano,  ya conocen por qué esos lugares tienen esos nombres.

El Centro de Artes La Estancia, muy cerca de la Plaza Altamira en la  zona de la Urbanización La Floresta, nombre de la hacienda de Sojo. En fin... unas historias que muy poco se difunden pero todas llenas de mucho encanto de esa Caracas colonial. La música con su principal propulsor en la época el Padre Sojo. Quién se convertiría en un personaje histórico por el legado importantísimo que nos dejó.

Cuando anden por la Castellana y estos lugares ya podrán rememorar todo lo que aquí hemos dicho.  Tómense su cafecito igualmente aunque sea en un Centro Comercial de la zona pero imagínense y transpórtense a la primera vez que los caraqueños de la época se tomaron su primera taza de café rodeados de música y verde follaje entre los cuales estaría omnipresente nuestro Ávila testigo mudo y muy musical de todos estos acontecimientos.

Queridos amigos: Aunque nuestra serie sobre la música colonial está basada en el siglo XIX la narración de la historia de la Primera Taza de Café en Caracas y su relación con la música, data de finales del siglo XVIII. Y es importante que sepan también que el Padre Mohedano, impulsor de los cultivos de café en aquella Caracas,
y apasionado por la música, ejerció por muchos años como Párroco en la Iglesia de Chacao donde fue muy querido por sus feligreses. Contó para su proyecto con los Blandin como ya dijimos y el Padre Sojo.  El Padre Mohedano murió en el año 1804.

 

Reinaldo Monascal
reymonascal@ yahoo.es

Sumate-Conectate
Correo
Instagram
Pinterest
Pinterest
Facebook
Facebook
Google +
Google +
http://www.sumandoven.com.ve/2016/08/09/musica-y-cafe-1era-parte/

Autor entrada: sumandoven.admin

1 thought on “Música y Café (1era parte)

    Jorge Pérez

    (16 agosto, 2016 -7:36 pm)

    Caramba como uno se entera de cosas en la Caracas de antaño, buenisimo

Los comentarios están cerrados.