La consciencia de la navidad

La navidad, contrario a la creencia popular, es un símbolo de cambio. Un ser nuevo se encarna cuya madre es nuestra condición humana y cuyo padre es Dios.

La figura de la virgen María simboliza lo femenino que todos llevamos dentro, impregnado por el espíritu. Su función no es otra es decir sí, quiero, recibo, hágase en mí,  no abortaré el proceso, acepto mi misión sagrada. Ese niño Jesús, fruto de esa unión mística, representa el primero en nuestra civilización occidental en estar consciente y actuar desde la certeza de su divina filiación.

A la  hora del alumbramiento José solicitaba posada; NO HAY SITIO, le dice enfático el posadero. La Posada donde “no hay sitio” es nuestro intelecto porque allí no hay lugar para las cosas del espíritu. Pero eso a Dios no le importa porque lo único que precisa es ese poquito de buena voluntad por nuestra parte para que Cristo nazca sobre la tierra. Un pesebre es suficiente, el sitio en el establo donde se le pone alimento a los animales. Allí, rodeado de varios de ellos, representando nuestra condición humana se produce el milagro, la divinidad se hace hombre y habita entre nosotros.

Los tres reyes magos encarnan a los reyes del mundo que acuden a rendirle homenaje, reconociendo que el poder del mundo, no puede sino inclinarse ante la grandeza de la inocencia divina. El león duerme junto al cordero.

Deseo para finalizar que descubramos el amor que esencialmente somos, que nuestra mente pueda sanar y que en esta tierra de gracia podamos ascender del dolor a la paz, del miedo al amor y del infierno al cielo.


Feliz navidad para todos mis amados y consecuentes lectores.


Hernán Iturbe Decán
hjiturbe@gmail.com
Sus Coordenadas:

FACEBOOK: Hernan J. Iturbe Decán
 

Sumate-Conectate
Instagram
Pinterest
Pinterest
Facebook
Facebook
Google +
Google +
http://www.sumandoven.com.ve/2016/12/22/la-consciencia-de-la-navidad/

Autor entrada: sumandoven.admin