Suspenso en la televisión, Parte I.

Durante los primeros años de la televisión en Venezuela, se presentaron cuatro series de SUSPENSO, que a mi entender fueron las que le dieron relieve a este tipo de programas en la pantalla chica y que daban distinto carácter en relación a otro tipo de series, de las cuales ya hemos conversado: vaqueros, aventuras, detectives, etc. Una de ellas, la trataremos posteriormente, ya que la transmitió con gran éxito el canal de la competencia de Radio Caracas Televisión, me refiero a Venevisión.


A continuación, describiremos brevemente acerca de DIMENSIÓN DESCONOCIDA y narraremos un episodio de PÁNICO, el cual me causó mucho impacto en su oportunidad; ambas series transmitidas por Radio Caracas Televisión.


DIMENSIÓN DESCONOCIDA. Salía al aire los miércoles a las 9 p.m. *fue una de las más imaginativas series televisivas de los años 50 y 60 y por cierto la más popular. Creada y presentada por Rod Serling (quien escribió 89 de los 156 episodios); introdujo lo sobrenatural y misterioso en la TV mundial* y por supuesto en la venezolana.


DIMENSIÓN DESCONOCIDA 1959 (series) 3X1 por JREQUIZ56


PÁNICO Si alguna serie televisiva  tuvo un nombre bien puesto, esa fue  PÁNICO, puesta en pantalla los viernes a las 9 de la noche. De ella recuerdo un capítulo en particular. Este  me causó gran impacto debido a lo fabuloso que me pareció la trama, en relación a lo que comúnmente se le llama un “crimen perfecto”.

Comienzo mi relato:
En un pueblo de Estados Unidos había un “gran señor”, quien era el mandamás del mismo. Dinero, influencia y poder eran las “tres virtudes” principales de nuestro personaje. Pues bien, un día  dicho señor se le ocurre matar a un hombre, sin ninguna razón, sólo por  el “placer” de asesinar. El hijo del difunto fue testigo presencial del crimen, quedó atónito al momento y por supuesto impotente. Posteriormente al no poder hacer absolutamente nada en contra del asesino de su padre, juró vengarse y hacer justicia por su cuenta. Buscó la manera de irse a Europa para hacerse del arte de las tijeras  y de la navaja, es decir: BARBERO. Lo logró y estando en esas tierras lejanas, trató de perfeccionarse lo mejor posible en el citado oficio, lo cual consiguió, a tal punto de prestar sus servicios con toda eficacia en varios países del continente europeo, lo que le permitió apoderarse de una muy bien ganada reputación y cantidad de dinero. Pasaron los años, tal vez ocho, diez, no sé. Lo cierto del caso es que cuando consiguió el prestigio y dinero deseados, regresó a su pueblo dejado años atrás y seguía latente el gusanillo de la venganza. Montó una barbería a todo lujo y con las últimas técnicas aprendidas en Europa, con la seguridad de que el hombre que le había arrebatado a su progenitor, más temprano que tarde llegaría mansamente al local que se había convertido en la primera barbería de toda la región.


Preparó todo cuidadosamente para el día del encuentro tan anhelado por él. Una vez que el magnate llegó al sitio, cerró la puerta con llave, subió al máximo el volumen de la radio y colocó el letrero de CERRADO. Por supuesto que el Don no tenía el más mínimo atisbo  de reconocer al hijo de su “víctima desconocida” de hace años.


Una vez instalado cómodamente en el sillón ¿se imaginan lo que vino a continuación? Pues, la rutina correspondiente al corte de la barba, es decir: la espuma rociada en la cara, la afiladura de la navaja, la inclinación debida del rostro, en fin…. Y mientras esto iba ocurriendo con toda la parsimonia del caso, el barbero fue recordando y narrándole poco a poco y con todo lujo de detalle lo que le ocurrió a su padre el fatal día, pasándole la navaja una y otra vez, afeitándolo. Por supuesto, imagínense ustedes el grado de angustia y desesperación del acaudalado señor, a medida que su futuro victimario le iba diciendo todo, como para que ubicara exactamente el momento del asesinato, sin que hubiera lugar a alguna duda. El PÁNICO llegó a su máximo punto, puesto que, creyéndose ya degollado, el “noble corazón” del señor, falló, no aguantó, dejó de funcionar y ahí quedó.


Causa de muerte: infarto fulminante al miocardio. ¿Qué tal?


Oswaldo Delgado
Sus Coordenadas:
Facebook: Oswaldo Delgado

Sumate-Conectate
Instagram
Pinterest
Pinterest
Facebook
Facebook
Google +
Google +
http://www.sumandoven.com.ve/2017/01/10/suspenso-en-la-television-parte-i/

Autor entrada: sumandoven.admin

1 thought on “Suspenso en la televisión, Parte I.

    Jorge Pérez

    (15 enero, 2017 -3:36 pm)

    Si me acuerdo de esa serie de tv llamada la dimensión desconocida, al final habia un slogan que decía: “todo es posible en la dimensión desconocida”. creo que era uno de los primeras series de tv de suspenso

Los comentarios están cerrados.