Sirviendo al poder autentico (2da parte)

Desde el pasado remoto, nosotros como especie nos hemos venido preguntando si en verdad Dios existe, si hay una inteligencia Divina o si la vida humana tiene un propósito, y ya ha llegado el tiempo en que esas ancestrales inquietudes comiencen a ser abordadas.

Empezaremos por decirles que la personalidad, esa parte de nosotros que nació dentro del tiempo y que desaparecerá dentro de él, es intrínseca a la naturaleza humana. En otras palabras, ser humano y tener personalidad es la misma cosa. Tanto nuestra personalidad como nuestro cuerpo constituyen nuestros vehículos de evolución.

Esas emociones de miedo y violencia que caracterizan la existencia humana, solo pueden ser experimentadas a través de la personalidad. Solo ella puede sentir rabia, temor, odio, venganza, dolor, vergüenza, frustración o soledad. Solo la personalidad juzga, explota y manipula para obtener el poder externo del que hablamos en nuestro artículo anterior. El poder externo


Por otro lado nuestra alma (o cualquier nombre que identifique lo trascendental, lo divino, lo imperecedero del ser humano) es esa parte que es inmortal. Como nunca nació no puede desaparecer y no está sometida a las leyes de masa, energía, espacio y tiempo que rigen el universo material.

La personalidad que limita su percepción a lo que capta como única realidad a través de sus cinco sentidos, no puede estar consciente de su santidad, de lo trascendental y por ende de las influencias que el alma tiene en su vida.


Cuando la energía del alma es reconocida y valorada comienza a producirse una transformación en la personalidad y ésta inicia el proceso de alinearse con el propósito del alma, lo cual significa abrirse a experiencias del poder auténtico, la meta esencial de nuestro proceso de evolución y nuestra única razón de ser.


Solo cuando esto sucede podemos entender las motivaciones de aquellos que llegan a sacrificar su vida por un fin más alto, para servir a intereses no egoístas. Solo vistos desde el poder auténtico las palabras y obras de Jesús y otros grandes maestros comienzan a tener sentido y propósito.


Hernán Iturbe Decán
hjiturbe@gmail.com
Sus Coordenadas:

FACEBOOK: Hernan J. Iturbe Decán

 

Sumate-Conectate
Escríbenos y registrate
Instagram
Pinterest
Facebook
Facebook
Google +
Google +
http://www.sumandoven.com.ve/2017/02/09/sirviendo-al-poder-autentico-2da-parte/

Autor entrada: Hernan Iturbe