A cien kilómetros por hora

En  el capítulo 4 de su libro enamórate de ti, Walter Riso dice: “¿Por qué el tiempo libre parece ser un efecto residual, algo que “sobra” después de las obligaciones y que muchas veces no sabemos ni qué hacer con él?

Descansar y disfrutar del ocio se ha hecho cuesta arriba, los adictos al trabajo no duermen, ¡se desmayan! Dice Riso.  Dedicamos todo nuestro tiempo a actividades obligatorias como trabajar y hacer  tareas, sin dejar tiempo para divertirnos. El tiempo libre según el sociólogo francés Joffre Dumazedier; es un conjunto de ocupaciones que nos permite  respirar, distraernos y desarrollar información para compartir y es diferente al tiempo que dedicamos para comer o dormir.

En nuestra agenda no hay lugar para el disfrute, y es tan importante trabajar como hacer nuestra actividad favorita, ya sea leer, ejecutar algún instrumento musical, cocinar o hacer ejercicios, esto no quiere decir que no disfrutamos de  nuestro trabajo sino que compartimos nuestro tiempo entre las obligaciones y la recreación sin miedos ni culpas.

Walter Riso plantea lo siguiente; “disponemos tiempo para los hijos, la pareja, los padres, los suegros, los amigos pero no se nos ocurre utilizar un rato libre en beneficio propio y a solas, no nos interesa tanto generar salud mental como dinero.”  Y esto me hace pensar que la mayoría de las veces nos sentimos culpables por el simple hecho de querer disfrutar del dulce placer de no hacer nada y de hacerle un cariño a nuestro “yo”.

Estoy de acuerdo con Riso cuando explica que es tonto alimentar la idea de que conductas como pensar, soñar, fantasear o mirar por mirar son consideradas una manera de malgastar la vida y me agrada aún mas cuando dice que las personas que tienen esta forma de pensar tendrán muchos problemas para amarse a sí mismos. Yo por ejemplo disfruto mucho de mirar sobre todo los paisajes, de soñar y de fantasear. 

No creo que exista algo más productivo que pasarla bien y gratificarnos. Para lograr disfrutar de nuestro tiempo libre necesitamos plantearlo como un objetivo y buscarle un lugar cómodo, que nos permita estar relajados, y no que nuestras tensiones se incrementen.

Darnos gusto significa bienestar, y siempre es importante hacerlo  estableciendo limites, sin propasarnos.  Disfrutar de la vida implica sacarle provecho a las cosas que nos rodean y reconocer lo que nos hace estar felices y trabajar por ello. “Si no es dañino ni para ti ni para otros, puedes hacer lo que quieras” Walter Riso.


Hilmar Márquez
Sus Coordenadas:
Twitter: @Hilmiss
Instagram: @ Hilmiss

 

Sumate-Conectate
Escríbenos y registrate
Instagram
Pinterest
Facebook
Facebook
Google +
Google +
http://www.sumandoven.com.ve/2017/02/22/a-cien-kilometros-por-hora/

Autor entrada: sumandoven.admin