Familiarizándonos con la madera

Para la mayoría de las personas la presencia de la madera en su entorno, es algo tan natural como el aire que respiramos. Pocas veces nos detenemos a pensar en ello, pero la silla en la que nos sentamos, la mesa en la cual ingerimos nuestros alimentos, la puerta con la que resguardamos nuestra privacidad, y un sinfín de acciones más que desarrollamos en nuestra vida cotidiana se verían alteradas sin la existencia de la madera y todos los procesos que permiten su transformación desde su estado natural, hasta su condición utilitaria en el hogar.

Por madera entendemos aquella sustancia fibrosa y dura que se sitúa debajo de la corteza de los árboles y que constituye el tronco. Cada especie de árbol presenta características diferentes, y por ende la madera que de él se extrae también las tendrá. Las principales características que evidencian estas diferencias son: color, peso, estabilidad, olor y textura.


De estas características depende el uso que a cada tipo de madera se le destinará, los cuales agrandes rasgos son: la industria del mueble, la industria de la papelería y la industria de los derivados.


En los siguientes escritos  se abordará temas relacionados con el primero de esos usos; no a nivel industrial pero si a nivel del hogar, del aficionado que atiende las necesidades de su casa por placer, o del pequeño artesano que se ocupa de la actividad de carpintería y restauración como medio de sustento.

Quizás por el hecho de ser materia orgánica, susceptible al ataque de seres vivos que pueden provocar su total degradación, a la acción de factores bióticos (en el próximo escrito lo abordaremos en detalle)  que pueden destruirla o degradarla y porque requiere de tratamiento en función de los requerimientos de durabilidad a que vaya a estar expuesta, la imagen generalizada que se tiene de la madera es de un material poco durable.

La verdad es que sólo en parte se puede afirmar que es así, ya que si se analiza que frente al oxígeno del aire la madera no reacciona, como sucede con los metales que se oxidan, o que es muy poco sensible a la luz que degrada los plásticos, se puede concluir que la madera es prácticamente inalterable por los agentes físicos del medio ambiente. Sólo que se trata de un elemento que requiere de tratamiento y mantenimiento periódico para logar el máximo resultado en lo que a su vida útil se refiere.

La idea de durabilidad que se tiene de otros materiales es difícil compararla con la de la madera. Si bien la madera se degrada, se debe tener presente en qué condiciones esto ocurre, ya que existen un sin número de protectores que garantizan su durabilidad. Por ello es necesario conocer cuáles son los agentes que la degradan, a fin de poder escoger los elementos, materiales y formas de aplicación idóneo para evitar al máximo su degradación.

 

Los invito a continuar conociendo en un próximo artículo  los destructores  de la madera 

José Rivera Carpintero/Emprendedor
Sus Coordenadas:
Instagram: @lafusteriadechepo
Teléfono : 0412-2399783
Correo electrónico: chepofelipe@gmail.com

Sumate-Conectate
Correo
Instagram
Pinterest
Pinterest
Facebook
Facebook
Google +
Google +
http://www.sumandoven.com.ve/2017/06/26/familiarizandonos-con-la-madera/

Autor entrada: sumandoven.admin