Tratamiento natural para la madera

Continuando con el tema de la madera ahora hablaremos de su tratamiento:

Dejando a un lado los tratamientos de tipo industrial (indudablemente los más efectivos), existen aplicaciones que podemos hacer de manera casera, obteniendo buenos resultados.

Para el tratamiento de la madera se deben definir aspectos tales como: el medio donde prestara sus funciones el objeto (interior o exterior), sobre todo si estará ubicado a la intemperie, o los requerimientos de durabilidad que son necesarios, o sea, si la madera elegida tiene la capacidad para resistir el ataque de los diferentes agentes de destrucción, una vez puesta en servicio sin ningún tratamiento preservador.

Sólo en caso de que no se puedan utilizar las especies adecuadas a la durabilidad exigida, se debe realizar el tratamiento que corresponda. Desde este punto de vista, la protección de la madera frente a agentes destructores adquiere vital relevancia al momento del diseño, pues de la selección del material y sus características dependerá en gran parte la necesidad de este tratamiento. Si la madera escogida, o disponible, es poco durable requerirá ser protegida con un preservante adecuado y por medio de un método de impregnación confiable.

Tipos de productos protectores

Los productos protectores se clasifican según los siguientes aspectos:

1. Por la acción protectora que realizan:

1.1. Insecticidas: protegen frente a la acción de los insectos xilófagos, destacan el tipo Piretrinas o Clorpirifos.
1.2. Fungicidas: protegen frente a la acción de hongos xilófagos. Si es pudrición se emplean productos con contenidos de cromo, cobre y arsénico (CCA); cobre, azoles orgánicos (CA); cobres, azoles orgánicos y boro (CAB); cobre y amonios cuaternarios (ACQ) y boro.
• Si se trata de mancha azul, los productos más utilizados son el tribromofenato de sodio, quinolatos de cobre y carbendazimas.
1.3. Protectores de la luz: Pinturas con pigmentos metálicos que sellan la veta de la madera. Se mantiene la veta, oscureciéndola en algún grado.
1.4. También existen productos ignífugos o retardadores de fuego, en caso de esto ser requerido.

2. Por el tipo de preservante:

2.1. Solventes orgánicos: Son los protectores que con mayor facilidad penetran en la madera, no producen manchas y son compatibles con la mayoría de los barnices de fondo y acabados, lo que hace que sean los más utilizados en la carpintería de terminación.
• Son aplicados a maderas secas por su característica de no otorgar humedad a ésta. Los más comúnmente utilizados son: alcohol, metanol, etanol, acetona, cloroformo, tolueno, xileno, entre otros, variando estos en su grado de toxicidad.
2.2. Hidrosolubles: el disolvente es el agua, se utiliza para el tratamiento industrial de maderas húmedas.
2.3. Creosotados: Son derivados del petróleo y la hulla, su penetración en la madera es dificultosa y además la mancha, haciendo incompatible la madera tratada con cualquier terminación a la vista.

3. Por el tipo protección que se desea lograr:

3.1. Protección preventiva:

Productos que evitan que la madera pueda ser atacada por agentes destructores, entre los cuales se distinguen:
- Temporal: cuya eficacia preventiva se limita a un determinado tiempo, generalmente los tratamientos superficiales como pinturas y barnices entran en este grupo o como el tratamiento antimancha de la madera.
- Permanente: cuya eficacia preventiva es permanente, por lo menos duran varias decenas de años, el producto protector queda fijo en la madera independientemente de que sufra humedecimiento o secado. En este grupo están los tratamientos industriales de la madera a través de vacío-presión o vacío-vacío.

3.2. Protección curativa:

En este caso la madera se encuentra atacada, por lo que la protección curativa pretende eliminar dichos agentes, como por ejemplo mediante el simple oreado o secado de la madera, cuando el ataque que presenta es de hongos. En el caso de los insectos existen los siguientes tratamientos:
- En insectos de ciclo larvario: la larva se encuentra en el interior de la madera, lo que hace necesario introducir insecticida para que al entrar en contacto elimine al insecto. La aplicación puede ser inyectando insecticida líquido o gases que sean capaces de introducirse hasta el interior de la madera, mediante un tratamiento térmico u otros más sofisticados.
- En caso de termitas: en este caso, el insecto no vive en el interior de la madera, por lo que su eliminación es difícil. Existen trazadores radioactivos mediante soluciones ionizantes (Na24, P32, Cl36, Ca45), con los que se capturan varios insectos, los que son sumergidos en una solución radiactiva y se les sigue hasta su termitero y al localizarlo se procede a su destrucción. Las colonias son atacadas mediante sistemas de cebos a base de celulosa, a los que se les añade un insecticida y se les ubica cada cierta distancia alrededor de la vivienda.

Tratamiento natural para la madera

Dejando a un lado los tratamientos de tipo industrial (indudablemente los más efectivos), existen aplicaciones que podemos hacer de manera casera, obteniendo buenos resultados.

1. Insecticida para la madera

Tratamiento-madera-natural: Este tratamiento para la madera contiene sustancias tóxicas naturales y debe aplicarse a la madera cruda sin tratar.
Composición:
1 litro de agua
200 gramos de sal bórica
20 gotas de extracto de almendras amargas.

Preparación: disolver la sal bórica en un litro de agua, añadir el extracto de almendras y remover con fuerza.
Empleo: Como protección para maderas utilizadas en interior y exterior.
Tratamiento previo: La superficie debe estar limpia.
Aplicación: Aplicable con pincel, brocha o inmersión. Una aplicación es suficiente.
Secado: Depende de la humedad del aire, de 24 a 48 horas.
Precauciones: Es importante usar protectores como guantes y gafas en la preparación y en la aplicación.


2. Tratamiento ecológico y efectivo.

El tratamiento natural de la madera con bórax (ácido bórico) es efectivo contra los insectos y hongos xilófagos, es inocuo para el medio ambiente y para personas y animales domésticos.
Es compatible con la aplicación posterior de pinturas y barnices, no deja olor ni color residual, mantiene su acción protectora y es ignifugo. Después de este tratamiento la madera debe ser protegida mediante la aplicación de aceites de base, barnices naturales o pinturas ecológicas.

3. Producto natural para la madera

Si no queremos o no tenemos tiempo de fabricar el producto natural de forma casera y tenemos la suerte de poder conseguir productos foráneos, podemos elegir un tratamiento eficaz de la marca comercial Biofusta (cuya ficha técnica se puede ver por intermedio del siguiente  Link. No contiene disolventes. Actúa como protector fungicida, insecticida, antitermitas y retardador del fuego.

 


José Rivera Carpintero/Emprendedor
Sus Coordenadas:
Instagram: @lafusteriadechepo
Teléfono : 0412-2399783  
Correo electrónico: chepofelipe@gmail.com

Sumate-Conectate
Instagram
Pinterest
Pinterest
Facebook
Facebook
Google +
Google +
http://www.sumandoven.com.ve/2017/07/12/tratamiento-natural-para-la-madera/

Autor entrada: sumandoven.admin