Consciencia de los 8 angas en la práctica de yoga

En el aspecto del yoga se observa como el yogui hace un gran recorrido para alcanzar la realización interior y lograr el pleno desarrollo del ser a nivel físico, emocional y espiritual.

En el Yoga se puede observar muchas formas y variaciones.


Una de las formas genéricas del Yoga más conocida es el Hatha Yoga. Ha es el Sol y Tha es la Luna. Hatha Yoga es pues; la unión del Sol y la Luna que simbólicamente significan el principio masculino y el femenino, la acción y la recepción, el hacer y el deshacer, inspirar y expirar, etc… “Cualquier acción modifica mi realidad y el ambiente que vivo”.


Como elementos principales del Hatha – Yoga encontramos, según Patanjali, ocho grados o aspectos (Angas) que forman los miembros de ese cuerpo global yóguico, iniciando con los yamas niyamas,  los principios universales y los preceptos individuales.  Aunque no se habla mucho de ellos en las clases de yoga, los yamas y niyamas nos pueden ayudar en nuestra práctica.  Estos principios sustentan el crecimiento y desarrollo espiritual, y representan la guía fundamental en la que podemos basar nuestras acciones, incluyendo a nuestra práctica de asanas, si queremos que esa práctica sea fructífera.


Para que haya una buena y equilibrada utilización de los Yamas y Niyamas, no deben ser impuestos por ninguna autoridad religiosa o yóguica. El valor de estos principios éticos nace de la inmersión en ellos por conciencia y decisión individual, y nunca por el seguimiento de dictados irracionales o imposiciones de ningún tipo. Para que todo proceso sea yóguico tiene que ser bajo el manto de la libertad y la propia conciencia.


Los Yamas y Niyamas hay que establecerlos en su verdadera dimensión transformadora de la realidad interna y externa y desproveerlos de toda cuestión superflua. Así que podemos definir Yamas y Niyamas como las condiciones o principios éticos esenciales para una verdadera transformación y para ayudarnos a abandonar hábitos tamásicos o aspectos no saludables para nuestro cuerpo, mente y conciencia, y establecernos es estados puros o sátvicos y en la recreación y evolución de la propia vida.

  YAMAS

Podrían definirse como abstinencias, 5 códigos de conducta social, normas de comportamiento, principios éticos y reglas para vivir en sociedad.

  • AhimsaNo violencia. La búsqueda de la paz y la amabilidad. Honrar la vida y la naturaleza de todos los seres, incluida la propia. Desarrollar el amor y la compasión. Evitar violentarnos o agredirnos a nosotros mismos física, emocional o mentalmente. Cuando Ahimsa está presente, la paz se instaura en nuestros corazones haciendo de nosotros seres muchos más afables, felices, considerados y amorosos.

 

  • SatyaLa Verdad. No mentir ni mentirnos. Ser auténticos, desligarse de las apariencias, el disimulo y la falsedad. Expresar nuestra verdadera naturaleza.  Satya nos recuerda la importancia de la comunicación amable, la verdad de pensamiento y de palabra.

 

  • Asteya: No robar, no apropiarse de lo ajeno. No sólo se refiere a objetos materiales sino también a no robar la energía de los demás, etc. Nos recuerda que una actitud honesta y humilde genera más confianza en los demás y más seguridad en uno mismo.

 

  • BrahmacharyaCastidad bien entendida. No se trata de represión o negación de la sexualidad, sino castidad en el sentido de control de la sexualidad y aprendizaje de cómo utilizarla adecuadamente. Este ha sido un principio manipulado y no bien entendido, incluso por muchas líneas de Yoga. Se presenta como el yama que cuida las relaciones y las acciones desinteresadas. Brahmacarya nos enseña a no ser egoístas.

 

  • AparigrahaNo posesión o pobreza bien entendida. No se trata de renunciar a una vida digna, sino de tener para ser y no ser para tener. Se trata de no ser esclavos de lo que tenemos y saber manejarlo adecuadamente y compartirlo con los demás, especialmente con los que menos tienen. Vivir con generosidad, compartir, amor y compasión. Nos invita a ser responsables y generosos y, nos dice que nosotros somos los creadores de nuestra vida.

 

NIYAMAS


Cuidado y actitud hacia uno mismo. Evolución personal, hábitos de purificación.

 

  • Saucalimpieza, pureza, cuidar el cuerpo y nuestro entorno. Mantener una alimentación equilibrada, pensamientos puros, prácticas de asanas y pranayamas.
  • Shantosha: Nos enseña la importancia de valorar lo que tenemos: nuestra propia vida y nuestras capacidades, los animales, la naturaleza, la familia, los amigos. Es el contentamiento, satisfacción, sentirse agradecido y feliz con lo que tenemos.
  • Tapas: Responsabilidad. Nos enseña a superar la pereza (tamas) y a mantener la constancia frente aquello que queremos conseguir y que nos aporta bienestar en cuerpo y alma.
  • Syadhyaya: Nos enseña a instruirnos a nosotros mismos, a reflexionar acerca de nuestros actos y pensamientos con la finalidad de mejorar y superar debilidades.
  • Isvara pranidhara: Significa devoción, dedicación, renunciar a los propios resultados y confiar en la vida y en lo absoluto. Nos anima a desapegarnos de los resultados de nuestras acciones.

 

ASANAS: es el conjunto de distintas posturas que tienen como objetivo actuar sobre el cuerpo y la mente. Según sus practicantes, las asanas actúan por resonancia desde determinados centros energéticos situados principalmente a lo largo de la columna vertebral. Las claves de su práctica son la lentitud de movimientos (a la hora de hacer y deshacer el asana), la fase estática (o de mantenimiento de la misma), la respiración lenta, consciente y dirigida, y la atención mental en estado alerta y receptivo a lo que está sucediendo.

 

PRANAYAMAS: abarcan el conjunto de técnicas respiratorias que mejoran la captación del oxígeno y la eliminación del dióxido de carbono, incrementan la energía vital, limpian los canales energéticos y estimulan la circulación pránica (energética). Reportan un estado de gran calma mental y otorgan niveles de conciencia más profundos. Generalmente, acompañan las posturas y facilitan su realización, permitiendo configurar un ritmo entre respiración y movimientos. De igual forma, es gran aliada cuando se busca un espacio para la meditación, ya que facilita la concentración y disminuye la distracción. Generalmente, la respiración yóguica es nasal, solo pocos pranayamas incluyen la respiración por la boca y está presente en todas las cosas, animadas e inanimadas.

 

PRATYAHARA: (Volcar los Sentidos hacia el interior aislándonos del exterior).

Fundamentalmente consiste en el apaciguamiento o recogimiento de los sentidos. Los sentidos se retiran de los objetos. El aumento de la dispersión mental en nuestras sociedades (TV, radio, prensa, publicidad, viajes, entorno social, ruptura de ritmos naturales, aceleración etc. etc.) debería irse sustituyendo por mayores periodos de silencio y recogimiento. En yoga cerramos los ojos, bloqueamos las distracciones externas y dirigimos la atención hacia nuestro interior.

 

DHARANA: es un estado de atención concentrada utilizada durante asana (postura), pranayama (control de la respiración) y la meditación, entrena la mente para ser clara, enfocada y concentrada.

 

DHYANA: la concentración, ya no admite más la inatención; es la fijación sobre un objeto no solo dirigiendo los pensamientos hacia él en función de su propia realidad sino que también el pensamiento mismo debe ser incorporado al objeto; no hay pues separación posible entre los dos. Es un estado contemplativo.

 

SAMADHI: Es el estado final, la única experiencia verdadera, es la identificación con el Gran Todo, con el Eterno, con lo Universal el Presente Inmutable. El Samadhi no es una recompensa, no es nada comparable con el paraíso, con el nirvana, es el estado no de la consciencia sino el plano real de lo eterno en el sentido universal. (Verdad-Consciencia-Gozo),  fin último del Yoga.


Daniela Bastidas
Danielayuvayoga@hotmail.com
Sus Coordenadas:

INSTAGRAM: @yuvayogadanielab
FACEBOOK: @yuvayogavenezuela

Sumate-Conectate
Correo
Instagram
Pinterest
Pinterest
Facebook
Facebook
Google +
Google +
http://www.sumandoven.com.ve/2017/09/04/consciencia-de-los-8-angas-en-la-practica-de-yoga/

Autor entrada: sumandoven.admin