El origen de la infelicidad

Un buen lugar para indagar acerca de lo que el título de este artículo plantea, sería hurgar en esa parte de nosotros que cree que la felicidad la proporciona las cosas externas.

En una sociedad como en la que vivimos, se hace muy fácil creer que el dinero y la acumulación de cosas materiales nos hacen felices. El problema es que mientras mas acumulamos….. mas deseamos! Pareciera que no importa cuánto poseemos nunca parece ser suficiente y necesitamos tener mas…. mas y mas.

Una vez que comenzamos a ver las cosas desde esta perspectiva, inevitablemente vamos a caer en la expectativa de creer que en algún momento encontraremos algo fuera de nosotros que nos va a proporcionar la felicidad duradera. Esta manera de pensar y de vivir tan simplista y superficial va a terminar mas temprano que tarde en decepción y frustración cuando, muy a nuestro pesar, nos demos cuenta que las cosas externas no proporcionan la felicidad que anhelamos.

Esa parte de nosotros que nos dice que nuestras respuestas se encuentran en cosas ajenas a nosotros también nos insta a hacer a otras personas responsables de hacernos felices. Claro! si solo pudiéramos encontrar la persona adecuada, nuestra vida se llenaría de gracia y plenitud.

Muy pronto nos encontramos en un círculo vicioso donde nos sentimos frustrados e infelices al darnos cuenta de que ni el dinero, las cosas materiales o las relaciones, satisfacen nuestra expectativa de felicidad y comenzamos a preguntarnos si aparte de aquello que ya sabemos que no funciona, hay alguna alternativa.

¿Cuál será esa parte de nosotros mismos que nos mantiene buscando la felicidad fuera de nosotros? Podemos usar el término EGO para identificar esa parte que cree que nuestra verdadera identidad se limita a nuestro cuerpo y a nuestra personalidad.

Esa es la parte que rechaza airadamente cualquier sugerencia de que somos espíritus viviendo temporalmente es estos cuerpos.

Es muy fácil reconocer cómo nuestro EGO tiene a la felicidad, el amor y la paz interior como sus enemigos, porque cuando nos conectamos con esos estados, experimentamos nuestra esencia espiritual y percibimos un mundo muy diferente a aquel que nuestro EGO se empeña en presentarnos.

Al final nuestra felicidad o infelicidad se mide por el grado de atención que le damos a las sugerencias de este EGO.

Piensa por momento en lo que sucede cuando juzgamos a los demás, cuando nos convertimos en buscadores de faltas y errores en otros o decidimos culparlos y perseguirlos.

Eso que sentimos en esos momentos bloquea nuestra conexión con lo que en realidad somos: “Espíritus de Luz viviendo una experiencia temporal en este cuerpo” evitando que podamos sentir el amor, la paz y la felicidad a la que tenemos derecho porque constituye nuestra herencia.

El encuentro con la felicidad es un proceso de transformación que comienza soltando el viejo paradigma que nos esclaviza, el hábito de buscar fuera de nosotros para obtener felicidad y tomar la sana perspectiva de abrazar nuestra verdadera esencia espiritual donde encontraremos lo que siempre ha sido nuestra fuente inagotable de amor, paz y felicidad…. Ella está ahí para todos, no importa su edad, su sistema de creencias, lo que ha vivido en el pasado o la manera en que ha tratado a otros a su alrededor…. Esa conexión está aquí para ti y …. A lo mejor experimentas que esa sí funciona.

 


Hernán Iturbe Decán
hjiturbe@gmail.com
Sus Coordenadas:

FACEBOOK: Hernan J. Iturbe Decán

Sumate-Conectate
Facebook
Facebook
Google +
Google +
http://www.sumandoven.com.ve/2017/11/01/el-origen-de-la-infelicidad/
Escríbenos y registrate
Instagram

Autor entrada: sumandoven.admin