Restaurando la cocina

Para muchos la parte más importante de la casa es la cocina, ese maravilloso laboratorio donde se mezclan las especies, las proteínas, los carbohidratos y los vegetales para elaborar los manjares que nos harán disfrutar de momentos de placer y solaz.

El costo de construir una cocina desde cero, para muchos es inalcanzable. Por ello aquí les dejo la posibilidad de mejorar nuestro “laboratorio” partiendo de lo que ya tenemos, y ajustándolo a las posibilidades de nuestros bolsillos.

Lo primero que hay que hacer es una lista de las cosas que no nos gustan de nuestra cocina actual y desde allí, buscar las opciones viables.

Puertas Inferiores deterioradas

 

Perdida del color Original

 

Puertas desalineadas y con cierre brusco

 

En este caso se decidió mejorar el aspecto exterior, cambiando las puertas viejas por nuevas construidas con PDF-laminado. también se utilizó el mismo material en la mayoría de las gavetas. Se decidió utilizar mayoritariamente un color claro (pero no blanco), haciendo contraste con otra melanina de un color más oscuro.

Para mejorar la funcionalidad se reemplazaron las viejas bisagras de las puertas por bisagras de cazoleta con freno y las correderas sencillas de las gavetas se cambiaron por correderas telescópicas con freno. También se colocaron agarraderas de metal en cada gaveta.

 

Como pueden ver el aspecto general mejoró, la utilización de dos tonos de melanina en lugar del “blanco total” que existía le da un aspecto más moderno, sobre todo porque el material utilizado presenta un leve estampado, conservando el color claro como prioritario para dar una sensación de amplitud indispensable en un ambiente pequeño como en el que se trabajó.

Reconstruir presenta mayores dificultades que hacer todo desde cero. El que ha instalado melanina sabe que es un trabajo delicado en el cual disponer de espacio y hacerlo en una posición horizontal facilita la tarea.

Cuando reconstruimos sobre parte de los cajones existentes se presenta una primera dificultad que es la de remover el material viejo, faena tediosa que requiere de una pistola de calor y mucha paciencia. Adicionalmente la mayoría de las aplicaciones se hacen en la posición en el que los cajones existentes están colocados y esto no siempre ocurre en la ideal posición horizontal.

Por todo lo anterior, siempre existirán pequeños detalles que debemos buscar la manera de disimular. En este caso estás dificultades de instalación se combinaron con disponer de una cantidad muy ajustada del material disponible, lo que hizo que obligatoriamente utilizáramos todos los retazos para cubrir algunas piezas, complicando aún más la labor de instalación. A continuación un detalle de lo expuesto:

 

 

La fotografía comentada, muestra una de los paneles laterales del mueble donde no se disponía de una pieza completa de melanina del tamaño necesario. Hubo entonces que cortar dos tiras verticales (sentido de la veta) y se unieron con sumo cuidado. En este caso hay que mirar con mucho detenimiento para darse cuenta donde está la unión.
En este mismo panel apreciamos el otro detalle. Por existir otra parte del mueble unido a este panel formando un ángulo de 90°, y por estar ambas piezas ya unidas no pudo dejarse una pestaña en exceso (como se acostumbra) que quedara cubierta por la unión de las dos piezas. Aún cuando se trató de disponer de una pieza del tamaño exacto (elaborando una plantilla con cartulina) y por tratarse de que la unión existente tampoco es exacta, quedaron en la unión de ambas piezas pequeños espacios expuestos, por donde se podía apreciar el color de la lámina cruda de PDF.
Posteriormente estos espacios se eliminaron elaborando y aplicando una masilla con aserrín pulverizado, cola blanca de carpintero y unos pigmentos de color que se combinaron para dar con el matiz mayor parecido posible a la veta existente. Métanle el ojo y comenten si se logró el efecto deseado.
Como último comentario quiero decirles que cuando definimos la estrategia de remodelación escogimos comprar la lámina de PDF-Laminado y mandar a cortar la misma usando como patrón las puertas viejas. también se le solicitó al proveedor que le colocara los cantos a todas las piezas e le hiciera la apertura de los orificios donde se colocan las bisagras de cazoleta. Por todo este trabajo, por supuesto hubo que cancelar un monto al proveedor que nos vendió la lámina.
Con esta estrategia logramos un acabado profesional en las puertas, redujimos los tiempos de disposición de puertas y gavetas, pero elevamos los costos del proyecto.
La otra opción era sólo comprar la lámina de melanina y forrar de manera artesanal las puertas existentes. Por supuesto este trabajo manual lleva mayor tiempo y existe una diferencia en el acabado de las uniones, aún cuando se obtiene un ahorro en el costo total del proyecto. Dependiendo el tipo de lámina de melanina que escojan, estos ahorros serán mayores o menores.

 

Para que tengan una idea de a que me refiero cuando digo: “…una diferencia en el acabado de las uniones”, les adjunto unas últimas imagenes donde se puede observar esto.

 


José Rivera Carpintero/Emprendedor
Sus Coordenadas:
Instagram: @lafusteriadechepo
Teléfono : 0412-2399783
Correo electrónico: chepofelipe@gmail.com

Sumate-Conectate
Correo
Instagram
Pinterest
Pinterest
Facebook
Facebook
Google +
Google +
http://www.sumandoven.com.ve/2017/11/21/restaurando-la-cocina/

Autor entrada: sumandoven.admin