Poema: Un cuerpo sorprendido por el fornicio

Vibro al ritmo del desvarío, avizoro tu transparencia y cotidiano enigma.

Mi cuerpo es sorprendido por el fornicio.

Dos rosas ardiendo en el crepúsculo, refulgentes ante la marea.

Vacío del vacío. Lloro sin saber que lloro.

Ahí estás con tu vaso, tu guitarra y tu cinismo. Toco y  palpitas errante.


Trasterrada en la ceguera, quiero aprender el ritmo de la asfixia y atarme al desvelo  que llega sin prisa.

Tú comprendes la lucidez de mi locura. Ríes ante el frenesí e interpretas mi desvarío.


Un sosiego en el extravío, salpicado de sombras y luces.

Construyo un espacio para la pasión enardecida.

Y ahí solo encuentro, la llaga del silencio.


Luisa Helena Calcaño Gil
Sus Coordenadas:
Facebook: Luisa Helena Calcaño Gil

 

Sumate-Conectate
Correo
Instagram
Pinterest
Pinterest
Facebook
Facebook
Google +
Google +
http://www.sumandoven.com.ve/2018/01/05/poema-un-cuerpo-sorprendido-por-el-fornicio/

Autor entrada: sumandoven.admin