Aprende a cultivar Azalea en macetas

Azalea es una planta decorativa,  hermosa y muy llamativa. Posee abundantes flores y puede presentarse en diversos tamaños formar y colores.

Perteneciente a la misma familia que los rododendros, se distingue de estos por la cantidad de estambres, otra característica que los diferencia es que la Azalea tiene las hojas más puntiagudas, aunque también se presentan en forma de laza, ovalada o en forma de corazón. Las flores pueden ser color lila, blanco, amarillo, naranja, violeta o fucsia, algunas son bicolor y se caracterizan por el delicado perfume que desprende.

Para que la planta crezca en condiciones favorables, debe colocarse a pleno sol, en zonas más calurosas es aconsejable colocarlas en un lugar fresco y semisombreado, para que florezca en todo su esplendor.

Cultivo en maceta: debido a que es una planta muy sensible, ya que sus hojas pueden caerse y tornarse amarillas por la presencia del calcio y magnesio en el terreno y en el agua de riego, si la cultivas en maceta, debes proporcionarle sustratos blancos bien ventilados y fisiológicamente ácidos, faltos de caliza. Una vez que sus raíces hayan ocupado todo el espacio disponible en el matero, es el momento indicado para trasplantarla.

¿Cómo regarla?

Debe ser abundante y frecuente, especialmente en su etapa de floración, y regar solamente la tierra que se encuentra debajo de la planta para evitar mojar las hojas y flores. Un buen consejo para mantener la humedad y evitar la evaporación del agua es cubrir con restos de vegetales secos o mulch, que regulan la temperatura  y evitan que crezca la mala hierba por falta de luz.


Cada 15 dias, es aconsejable suministrarle abonos líquidos con el agua de riego, esta planta no es muy exigente, pero conviene elegir fertilizantes como la urea y los sulfatos, que son fisiológicamente ácidos, para los periodos de abril a septiembre, cuando la planta se tiene a cielo abierto, y cuando se llevan al interior, se suspenden los abonos.

Otros cuidados especiales:

  1. Flores que no se abren puede ser debido a un exceso de agua o corrientes de aire después del riego, para que se recupere déjala secar en un lugar sin corrientes.
  2. Hojas nuevas pequeñas y sin flores, necesitan abono, usa uno para plantas acidófilas con flor.
  3. Hojas que se secan y caen: esto es producto del excesivo calor y deshidratación. Rocíala con agua no alcalina, y si está en su maceta, llévala a un lugar más fresco.
  4. Hojas amarillas: riégala con agua calcárea o con pocas sales.
  5. Si tus flores se marchitan: es por el exceso de calor o falta de agua. Sumerge la maceta en una bañera hasta que no salgan burbujas y deja que se escurra.


@SUMANDOVEN

Sumate-Conectate
Instagram
Pinterest
Pinterest
Facebook
Facebook
Google +
Google +
http://www.sumandoven.com.ve/2018/04/04/aprende-a-cultivar-azalea-en-macetas/

Autor entrada: sumandoven.admin