LUCHA LIBRE (cuarta y última parte)

En esta última parte del artículo que he venido escribiendo sobre LUCHA LIBRE, comentaré sobre algunas vivencias personales derivadas de ella.

Como lo escribí anteriormente, a mi casa iban personas exclusivamente a ver la LUCHA LIBRE los domingos por la noche. Los más asiduos eran Luis y Lilia González, vecinos de la cuadra que se hicieron muy amigos de papá, mamá y mi tía. En esos tiempos, yo cursaba  Primaria en el Colegio La Salle de Tienda Honda; la “boleta” con las calificaciones nos la daban  semanalmente y “líbreme Dios” que sacara una “mala nota”, porque el castigo que papá me tenía asegurado era no ver la “lucha” ese domingo y tal era mi pasión por este espectáculo, que no verla era realmente para mí un “verdadero castigo”; a la semana siguiente, la nota de la boleta era mejorada y podía ver la “lucha” sin problemas (funcionaba el castigo). Recuerdo  que inocentemente me escondía debajo de la cama con la convicción de que papá no me iba a descubrir; cuando me buscaba, naturalmente me encontraba y viene a mi mente en estos momentos la voz de Luis y Lilia diciéndole a papá: ¡ay Hilario!, pero deja ver a Oswaldo su “lucha”, discúlpalo por esta semana, a lo que papá les respondía: ¡no señor! El sacó  mala nota, está castigado, y me sacaba del cuarto donde estaba el televisor y me mandaba a dormir.

Los programas en esa época eran en vivo y en algunas ocasiones por fallas técnicas, no podían transmitir la Lucha Libre; sentía entonces rabia, decepción, frustración, etc., etc. y me decía: ¡caramba! sin estar castigado, tener que esperar una semana para ver “la lucha”.

Hubo un luchador de nombre Andrés Lambraqui, pues, este luchador tenía una característica muy especial que era la de refugiarse en las cuerdas del ring, gateando con los glúteos, lo que me parecía muy gracioso; ahora bien, mi hermana Silvia comenzaba a gatear, pero no lo hacía de la forma natural que lo hace un niño, ella gateaba de nalgas, motivo por el cual le endosé el sobrenombre de  Lambraqui. Posteriormente la “bauticé” con otro apodo: Bruno Brusati, quien fue un luchador del montón, creo que las perdía todas y de allí la “mamadera de gallo” con Silvia. Como Bruno Brusati era muy largo, se quedó por un buen tiempo como “Bruno” y al tiempo, entre nosotros, los hermanos Delgado, tomábamos este nombre en forma peyorativa; si queríamos insultar al otro le decíamos: “no seas tú tan Bruno, chico(a)”. Mis amigos de infancia Óscar e Iván le endosaron a mi hermano Raúl apodos de nombre de luchadores: El Moro Español, el primero y Muché (Félix Mouchet), el segundo.

Como última anécdota referida a la LUCHA LIBRE, les cuento: yo tenía clases de lunes a viernes mañana y tarde, y el sábado sólo por la mañana, a excepción de los primeros sábados del mes; papá trabajaba hasta los sábados al mediodía. Esos primeros sábados del mes eran para mí muy esperados, porque aparte de que podía dormir un poquito más, cuando papá se iba a trabajar, les gritaba a mis hermanos Raúl y Judit:¡¡¡LUCHA EN LA CAMA!!!, y nos íbamos los tres al cuarto de papá y mamá, con el consentimiento de esta última, a brincar  en la cama, “tratando de emular a los luchadores”, dando taclés, aplicando llaves, y puestas de espalda, pero eso sí, yo, como hermano mayor y promotor del evento, cuidé siempre que nada nos pasara: un golpe, un rasguño, una caída y afortunadamente, nada tuve que lamentar.

CON ESTO, CONCLUYO EL EXTENSO ARTÍCULO SOBRE LO QUE FUE LA

LUCHA LIBRE

 


Oswaldo Delgado
Sus Coordenadas:
Facebook: Oswaldo Delgado

Sumate-Conectate
Instagram
Pinterest
Pinterest
Facebook
Facebook
Google +
Google +
http://www.sumandoven.com.ve/2018/04/17/lucha-libre-cuarta-y-ultima-parte/

Autor entrada: sumandoven.admin

2 comentarios sobre “LUCHA LIBRE (cuarta y última parte)

    jorge pérez

    (17 abril, 2018 -9:47 pm)

    Lastima Don Oswaldo, que haya concluido la lucha libre, yo vi a los hermanos Battah en la lucha libre llamado cat chas can can, conversando con mi tío me dijo que existieron unos luchadores llamados el Ciclón Negro , Atlas Tomas, Dark Bufalo, el médico asesino, fantomas, de dark bufalo si me acuerdo con sus peleas con Bernandino la Marca, el Chiclayano, el dragón chino, espero que sorpresa nos traerá. Gracias

      Oswaldo delgado

      (20 abril, 2018 -2:05 pm)

      Gracias Jorge,por sus siempre agradables comentarios:¡SEGUIREMOS!

Los comentarios están cerrados.