Poema: Un juguete roto

El zumbido de la ciudad se trago mi voz.

en una tormenta de lodo, caos y rabia.

Advierto desaliento e indiferencia y una

mordaz desconfianza en el futuro.

¿Estoy sola en la refriega?

Sutil amargura ante el anhelo colectivo.

Ellos escuchan al Mesías. Un aparato estatal para el cambio de identidad con

un limitado repertorio gramatical. Un líder mítico define el mensaje, establece la agenda y se autoproclama:

¿Soy el defensor de los pobres?

Reparo un destajo irreverente conmigo misma y me amparo

en una profunda soledad.

Atrapada en un tiempo escindido, incompleto y fragmentado

Y aparece una invariable interrogante:

¿Cómo lograr la atención al vivir?

Voraz abismo. Una vida sin tiempo, sin urgencias,

determinada por la errancia y la confusión.

No encuentro las ventanas, percibo las velas apagadas.

¿Dónde esta mi aventura anual? ¿Dónde esta mi Evertets?

Y solo alcanzo a decir:

Avizoro el futuro como un juguete roto

Inminente fatiga por esta noche no deseada. Pétrea rigidez.

El tiempo se sucede como el rocío en la hierba de la mañana.

Vago sin encontrar el no lugar de ese lugar indecible,

donde nunca aparece la abundancia vacía.

Y solo alcanzo a expresar:

¡Quiero aprender a hablar en el aire de la noche!

Defender la alegría como una trinchera defenderla del escándalo y la rutina de la miseria y

los miserables de las ausencias transitorias

y las definitivas

Poemas del alma, Mario Benedetti

 

 


Luisa Helena Calcaño Gil
Sus Coordenadas:
Facebook: Luisa Helena Calcaño Gil

Sumate-Conectate
Instagram
Pinterest
Pinterest
Facebook
Facebook
Google +
Google +
http://www.sumandoven.com.ve/2018/05/31/poema-un-juguete-roto/

Autor entrada: sumandoven.admin