Y aún más

Atender una voz desde el abismo, para escuchar el éxtasis de otros.

Y aún más. Leer lo percibido. Y pisar esa selva sin árboles.


Atención.

Y aún más. Divagar con una psiquis desordenada, atrapada por una angustia indecible. Y el temor a los sueños indocumentados.

Y aún más. ¿Y qué sucederá cuando el ruido haya desaparecido? ¿Qué provoca la sombra soplando sobre la llama?

¿Por qué me has abandonado? ¿Dónde estás que no te veo?

Eres luz que no tiene noche. Nada te turba. Un resplandor infuso, que da deleite grandísimo a la vista, y no la cansa

Tú señor sol, máscara de la noche.

 

Mayo 2019

Luisa Helena Calcaño Gil
Sus Coordenadas:
Facebook: Luisa Helena Calcaño Gil

 

Nos Invita a leer a

Autor entrada: sumandoven.admin