0 0

Con el pasar de los tiempos, las empresas y sus colaboradores, han desarrollado nuevas vivencias, y  han cambiado las prioridades e intereses en sus vidas. 

Por otro lado  en estos tiempos el trabajo en las empresas  no puede ser  exclusivamente  un intercambio de dinero por tiempo de trabajo.

Hay que considerar un  nuevo contexto mundial, las empresas tienen una responsabilidad social, en su mundo interior y en el mundo globalizado  al cual pertenecen.

Estudios demuestran que el ser humano tiene  nueve necesidades fundamentales:

  • Subsistencia  
  • Protección
  • Afecto
  • Entendimiento
  • Participación
  • Ocio
  • Creación
  • Identidad
  • Libertad

El ser humano  no puede estar aislado de su emocionalidad, esta intrínseca en su vida diaria. 

Cuando un colaborador escoge una empresa para trabajar, espera algo más que un remuneración económica directa.

Así que nace el concepto y la práctica del salario emocional.

El cual se define    “Todas aquellas razones no monetarias por las que la gente trabaja contenta, lo cual es un elemento clave para que las personas se sientan a gusto, comprometidas y bien alineadas en sus respectivos trabajos” (Temple, 2007).

Un plus  o valor agregado importante en las empresas es considerar  el salario emocional.

La ventajas para ambas partes, como fidelidad, disposición continua, compromiso, etc

Aunque sabemos que las necesidades de todos los empleados, no son iguales, porque las edades, el género, estado civil, los gustos son distintos pero se enmarcan en  características que pueden aplicar para todo.

Entre esas características:

  • Condiciones suficientes para trabajar a gusto.
  • Condiciones ambientales del espacio de trabajo,
  • Compañerismo en las relaciones laborales,
  • Conciliación de trabajo y familia.

Las empresas comienzan a crear producir y ofrecer  cambios en:

  • Tiempo: Flexibilidad en horario de trabajo, como trabajo desde casa, horario de llegada flexible, etc.
  • Espacio geográficoBrindar las mejores opciones para el empleado: Casa, vecindario, celulares.
  • Crecimiento emocional: Actividades que se desarrollan fuera de la oficina (Baile, Pintura, Manualidades) y  Voluntariado  (centrado en sus valores y de la empresa)
  • Bienestar personal:  Beneficios personales en cuanto a salud, vida, retiro y futuro en general. 
  • Reconocimientos: Valoran y reconocen el trabajo, por ejemplo  premiando las labores destacadas. 
  • Capacitación: Centrada en la planificación educativa para carrera en la empresa.


Tener una relación, desde la emocionalidad entre empleado y los valores e intereses de  la empresa, darán beneficios económicos reales, y compromisos duraderos entre ambas partes.


Anímate a buscar empresas donde tengas un salario emocional, que será mucho más valioso, que una remuneración monetaria elevada, que solo cubrirá una de tus necesidades la subsistencia y  dejará por fuera todas las demás.

 

Dolores Lorena Pérez

Coach de Bienestar 
Sus Coordenadas:
Twitter: @doloreslorenap
Instagram: @doloreslorenap
Facebook: Dolores Lorena Pérez

Previous post Tipos de líder
Next post Tips para concentrarte en el trabajo