Manejo de Estrés y Ansiedad en tiempos difíciles

Durante los tiempos difíciles, sea cual sea la situación que se esté viviendo mucha gente experimenta la sensación de estar agobiado por sucesos o experiencias negativas y es más propensa a tratar de aliviarlas con la ayuda de actividades nocivas, fumar, consumir alcohol, o comer en exceso.

El estrés es necesario en nuestras vidas; por ende, sentirse estresado es una de las experiencias humanas más comunes. Todo ser humano experimenta estrés en algún momento de la vida, pero no todas las personas lo procesan igual, lo importante es que todas puedan hacerse consciente que tanto afecta su salud física, mental o emocional.

Cuando tomas consciencia plena de una situación estresante, eres capaz de superar rápidamente ese episodio y no permitir que se convierta en “ansiedad, miedo,  incertidumbre y muchos otros sentimientos” que prolongados en el tiempo se convierten  en estrés crónico, afectando o dañando muchos sistemas de órganos en todo tu cuerpo.

El desgaste emocional, la preocupación, intranquilidad, enojo o tristeza provocan concentraciones elevadas de cortisol que inhiben el sistema inmunitario, lo cual disminuye la capacidad del organismo para combatir infecciones o enfermedades.


El estrés puede causar muchos tipos de síntomas físicos y emocionales y algunas  veces posiblemente ni te das cuenta de que estos síntomas son ocasionados, como por ejemplo: dolores de cabeza, falta de energía o concentración, problemas sexuales, cansancio, insomnio, malestar estomacal, pérdida o aumento de peso por cambios en los patrones de alimentación.

Entre otros más peligrosos y que hacen mayor impacto presencial o crónico son: Presión arterial alta, insuficiencia cardiaca, diabetes, obesidad, problemas menstruales, depresión, etc.

El estrés es un problema cada vez más común en la sociedad y tiene como núcleo un trastorno caracterizado por la constante preocupación y el nerviosismo. Expertos indican que la medicación es el mejor camino como tratamiento; sin embargo, existen varios mecanismos que puedo recomendarte para ayudar a reconocer y reducir los síntomas tanto de la ansiedad como de estrés.

En primer lugar es importante identificar los factores que te generan estrés y hagas un plan para afrontarlo, luego conéctate con el orden, tanto interna como externamente, “los ambientes ordenados generan un efecto positivo en tu estado de ánimo”. Cambia los tiempos de desafío por oportunidades de crecimiento, conecta con tu intensión, crea esa comunicación interna con ese ser interior y maravilloso que habita en ti, esa voz interior que te está diciendo este es el momento de crear nuevas ideas, nuevos proyectos, nuevo propósito de vida. Has un stop, para, detente, el universo te proporciona pausas para parar, para que compartas con tus seres queridos, familia, amigos, para hacer cosas nuevas, para abrir canales de comunicación con tu interior, para relajarte conscientemente.

He aquí algunas técnicas de relajación, Meditación y prácticas de Yoga que te pueden ayudar para mitigar los niveles de estrés.

La respiración profunda (abdominal): fija la atención en lograr una respiración lenta, profunda y regular. Coloca la mano derecha sobre el abdomen y la izquierda en el pecho. Observa como al inhalar la mano derecha se eleva y al exhalar desciende. La mano izquierda se mantiene fija. Se recomienda al menos 5 respiraciones mínimas para que el cerebro se calme y relaje.

La relajación muscular progresiva: somete a los principales músculos del organismo a una tensión (contrayendo todos los músculos) y luego una relajación sistemática (distensión). Presta atención a las sensaciones que se presentan durante el proceso.

La visualización guiada: enfoca la mente en una secuencia o trama de pensamientos e imágenes mentales positivas, que te generen bienestar.

Meditación: es una práctica mente-cuerpo que permite la observación, atención y concentración profunda para aumentar la conciencia. Puedes meditar en un espacio tranquilo abandonando tu cuerpo, oyendo música, mantras, observando y sintiendo tu cuerpo y la energía que fluye en ti, en estado de oración, no hay un método específico, ni tiempo preestablecido, con la práctica vas perfeccionando y experimentando nuevas sensaciones y conexiones internas.

Práctica de Yoga: combinar posturas físicas, con movimientos controlados,  respiración consciente  y meditación o relajación, libera los altos niveles de Cortisol productos del estrés.

También tienes otras opciones que puedes aplicar:

Actividad física: (caminar, nadar, hacer entrenamiento de fuerza) alivia la fatiga, aumenta los niveles de energía y mejora la calidad de vida.

El masaje: la aplicación de presión a los músculos y al tejido conjuntivo para reducir la tensión y el dolor, mejorar la circulación y promueve la relajación.

Músico/arte terapia: escuchar música relajante, cantar y/o moverse al ritmo de la música, escuchar chistes, memes, reírse es buena alternativa para el bienestar.

Pintar: la estimulación de su parte creativa le permite aislarse positivamente de la realidad, lo cual genera un descanso mental que disminuye el estrés y genera sentimientos de felicidad y relajación.

Escribir: escribe todo lo que te llegue a la mente, ideas, pensamientos, afirmaciones positivas, planes de vida. Es probable que obtengas un gran proyecto de ello.

Camina descalzo: conectarte con la madre tierra te ayuda a drenar energías radicales, esa conexión con la fuente vital de vida te ayuda a balancear los polos energéticos positivos- negativos.

Agradecer: Sentir o mostrar gratitud, es el mejor antídoto para todos los síntomas a los que aquejamos a diario, nuestro cerebro rejuvenece. Esa manifestación de gratitud nos conecta con la divinidad, la abundancia, el bienestar y nos ayuda a mantener felicidad y salud.

Pedir ayuda o apoyo profesional: amigos o familiares y quienes estén en tratamiento psicológico o psiquiátrico deben procurar no perder contacto con su especialista.

Cambian tu manera de pensar,  evita preocuparte por pequeñeces, regálate  al menos 30 minutos de tu tiempo todos los días; para ti mismo,  permítete ese maravilloso regalo por tu salud  y bienestar.

Muchas gracias!

 

Sígueme en:


Daniela Bastidas
Facebook: @fundayuvayoga
Instagram:fundayuvayoga

 

 

Súmate-Comparte

Instagram
Twitter
Visit Us
Follow Me

Autor entrada: sumandoven.admin